miércoles, abril 02, 2008

Migraña



Cada vez que me siento a escribir, o que decido hacerlo, me invade el sueño; las más de las veces me largo a dormir o a hacer "algo" para espantar la somnoliencia. Pero si se me ocurre agarrar el teclado como reloj despertador termino con migraña. Misterio insondeable. No son los lentes, ni el insomnio consetudinario; tal vez es la dieta, o mi pinche espíritu que se muere de inanición.

Sé como quitarme la migraña: un par de cafiaspirinas a tiempo y listo. Si no es suficiente tengo mi pastillita mágica, y ya está. Pero no sé cómo quitarme lo otro, ese malestar primero que termina materializándose aquí en el seso.

Bah. Estoy empezando a creer que escribir me provoca pura pinche infelicidad. Tal vez es tiempo de encontrar el camino amarillo y buscar al mago de Oz...

6 comentarios:

7mo Sentido dijo...

Comparto el destino nada deseable de vivir con migraña. Mmh, como dije, nada deseable de compartir con alguien :s

Luisz dijo...

para mi la pastilla mágica va antes del dolor, en el momento del resplandor. Las cafiaspirinas, después.


saludosz y suerte en esa escritura dolorosa.

Livros e Revistas dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Livros e Revistas, I hope you enjoy. The address is http://livros-e-revistas.blogspot.com. A hug.

Beguina dijo...

No caiga en la agrafia. Si no escribe no la vemos. O bien, practique la política del trabajo de pierna (muévase) y cuando se canse, escriba. Dice P. V. que la razón se combate mediante el cuerpo. ¿Por qué no prueba?

Saludos.

Falcon dijo...

Sólo cierra los ojos golpea tres veces tus tacones y repite, no hay lugar como bloggear

Erika Mergruen dijo...

wow