viernes, abril 20, 2007

1 de 3



Me encontré esta imagen en una carpeta perdida de la compu. Al principio me desconcertó pues pertenece a un timbre que tengo por ahí. Ya luego recordé para qué diablos había escaneado la imagen: pertenece a un antiguo laboratorio virtual, de esos que montamos bajo el anonimato protector, pues por muy cínicos y exhibicionistas que seamos no hay nada como el anonimato.

Traté de acceder al antiguo laboratorio, pero los cambios en Blogger hicieron lo suyo. Olvidé correos y contraseñas. Y sacrifiqué el anonimato por mera nostalgia, porque en algún momento pensé mudarme a aquel lugar y abandonar el aljibe a su suerte.

Después de casi 4 años en bloguilandia esta lucha desesperada por recuperar un blog abandonado me hace pensar si este espacio es más que un juego, que una incursión en el HTML o que una vitrina para exhibir nuestro ego.

E imagino que este blog y el otro son la raposa y el cuervo, a los que tanto amé en la infancia por la imposibilidad que representaban: dos animales que hablan. Y preguntarán ¿quién o qué representa el queso? Supongo que es todo aquello que quise decir, que aún quiero decir y que sostiene la historia aunque al final es devorado... (continuará).

**

3 comentarios:

noemi dijo...

Se llama la Historia sin Fin.... la interminable lista de cosas que queremos decir, quisimos decir, y querremos... etc.

Maby dijo...

No lo creo! Esa fábula en una estampilla! Me gusta! Te seguiré.

ÓL dijo...

Ah, los blogs alternativos, esos hijos pródigos...