jueves, abril 12, 2007

Ni papá, ni el Papa sino la papa


En cualquier menú o platica snob sobre gastronomía el término à la Parmentier significa "tiene papas". Así una crema Parmentier es una vil crema de papa y decir puré de papa Parmentier es un suculento y harinoso pleonasmo. El término es un homenaje a Antoine Parmentier quien saboreó la papa, por primera vez, bajo tristes circunstancias: en la cárcel. Y sí, en el siglo XVIII francés la papa era comida de presos y de animales: cosa fea y mala que enfermaba a quienes la comían; provocaba desde un simple dolor de panza hasta la devoradora lepra.

Y nada. Parmentier dedico su vida, ya libre, a estudiar el cultivo de la "manzana de la tierra" (pomme de terre) y a crear cientos de recetas con su dócil sabor. Y bien por él pues tras la toma de la Bastilla la papa salvaró de la hambruna a la ciudad de París. Bueno, más tarde provocaría la hambruna en una isla y la migración de los isleños a América y etcéteras... pero esa es otra historia que no me sirve para invitarlos a la última convocatoria minificcionera, allá, en el cielo azul.
tan-tan.

2 comentarios:

noemi dijo...

trataré de mandar algo.
no al Papa,
ni a mi papá,
sino a los peruanos,
por su papa.-

Erika Mergruen dijo...

eso me late, Papa Noemi pa inaugurar su participación :):)